6º CURSO DEL CEO LUJÁN PÉREZ

Inicio » 2013

Yearly Archives: 2013

CÓMO ENSEÑAR A RESTAR LLEVANDO

Esta es la forma que he escogido para enseñar el procedimiento de la resta con llevadas.

Si se pone la escalera al lado de la resta, ayuda mucho.

Esta niña sí que sabe.

SEGUNDA EVALUACIÓN

FECHAS DE LOS CONTROLES DE LA 2ª EVALUACIÓN

Martes 25 de marzo: control de conocimiento del medio.

Miércoles 26 de marzo: control de lengua.

Jueves 27 de marzo: control de matemáticas.

RECORDAR LO DICHO EN LA PRIMERA REUNIÓN DE FAMILIAS

OBSERVACIÓN DE LOS ALUMNOS: 40 % DE LA NOTA

Por ejemplo, se observará si cumplen las normas, el comportamiento adecuado, si levantan la mano, si usan un vocabulario adecuado en las exposiciones orales, si se expresan con claridad y coherencia, si mantienen el tema del que hablan y no divagan, etc.

PRODUCCIONES DE LOS ALUMNOS: 30 % DE LA NOTA

Por ejemplo, si sus cuadernos están limpios, los cuadernillos y el libro cumplimentados, si se entiende su letra, si está todo separadito, sin tachaduras, las fichas que hayan hecho, los trabajos con ayuda de sus familias, descripciones, redacciones, murales, trabajos plásticos, etc.

PRUEBAS OBJETIVAS: 30% DE LA NOTA

Se realizará al final de cada trimestre una prueba de lengua, de matemáticas y de conocimiento del medio sobre lo dado en el trimestre.

También se realizarán prubas puntuales sobre dictados, operaciones, problemas o algún otro tema puntual.

 

LA IMPORTANCIA DE LA MÚSICA EN LOS NIÑOS.

Mejora la capacidad   de concentración, desarrolla la sensibilidad y la memoria, ayuda a expresar   sentimientos… Parece que hablemos de una revolucionaria y efectiva fórmula   educativa, pero se trata simplemente de… ¡MÚSICA! Aunque resulte increíble,   sus efectos beneficiosos consiguen todo esto y mucho más. Hay niños que no se   sienten atraídos por la música de manera innata, pero está en nuestras manos   despertar su interés. Es posible que alguna vez nos hayamos preguntado si la música es importante en la educación de nuestro hijo. Aunque también es posible que hayamos considerado que tiene menor entidad que las matemáticas o   las ciencias naturales. En los últimos años se han llevado a cabo numerosos   estudios sobre la importancia de la música en la formación del individuo, estudios que concluyen que:La música es imprescindible en la educación de los niños.

Por este motivo, cuando nosotros animamos a nuestro hijo a cantar, a escuchar música o a tocar en un grupo, lo que estamos haciendo es   ayudarle a trabajar aspectos esenciales de su educación. Él lo vivirá   como un juego, una oportunidad para estar con sus amigos o una ocasión para   mostrarnos lo que sabe hacer.

Lamentablemente, para algunos padres, e incluso para algunos maestros, la música es una de las materias menos importantes del currículum escolar, junto a la expresión plástica y la educación física. Y  también para algunos niños, a quienes los padres transmiten esa idea cuando,   pongamos por caso, no progresan adecuadamente en la asignatura de música y se les dice algo así como:

“Bueno, no te preocupes. Menos mal que tienes   problemas con la música y no con las matemáticas o la lengua. Ya intentarás   mejorar el próximo trimestre y si no, no pasa nada”.

Él quedará contento porque le han disculpado su progreso   insuficiente en la materia, fomentando así que, en adelante, no se esfuerce   en música, porque como no es importante…

¿Y si reflexionamos sobre el valor que tiene la música en el desarrollo de la personalidad? ¿Y en el ámbito afectivo? ¿Y   en el razonamiento? ¿Y en la capacidad expresiva?

  • La música tiene la  capacidad de sensibilizar al niño porque engloba todos los sentidos. Cuando nuestro hijo hace música en la escuela o fuera de ella no solo  está estimulando el oído. La música también proporciona una estimulación  visual y táctil.
  • La música ayuda a anticipar, organizar y sincronizar el movimiento.
  • La música estimula la imaginación y la capacidad creativa. Desarrolla el sistema de expresión musical, así como el sentido estético.
  • La música desarrolla la  capacidad de atención. Está íntimamente relacionada con la  adquisición de las matemáticas y desarrolla la memoria y el sentido del orden.
  • La música está muy ligada a las funciones del lenguaje y, en consecuencia, la dificultad de  seguimiento de actividades musicales suele estar relacionada a algún tipo de disfunción en la expresión verbal. En este caso, la música puede servir para diagnosticar un posible problema de nuestro hijo que, de otra manera, quizá habríamos descubierto más adelante.
  • Interpretar música ejercita la inteligencia, pues acostumbra al niño a seguir el curso de diversos razonamientos a la vez, fomentando así la atención y la concentración.
  • La música tiene efectos  positivos en el campo emocional ya que es el lenguaje de nuestras  emociones. En este sentido, favorece la comunicación, el intercambio de        ideas o de sentimientos con otros niños o con nosotros mismos.
  • Las actividades musicales  proporcionan experiencias gratificantes, especialmente si los  adultos posibilitan el contacto del niño con la música y lo refuerzan   positivamente: sin buscar la perfección rítmica o la afinación perfecta        sino la libre expresión musical del niño. Pensemos en la cara ilusionada        de la mayoría de niños cuando, en el festival de fin de curso, unos        siguen un ritmo con la pandereta mientras sus compañeros cantan o tocan        algún otro instrumento… ¡y en el resultado global de la actuación!
  • La musicoterapia puede ayudar a superar  problemas de personalidad, como la inseguridad o la timidez, y        trastornos más severos como la disminución psíquica, el autismo, o la  depresión. El libro “Introducción a la Musicoterapia” de Davis  et al. es un libro básico para todos aquellos que estén interesados en  saber por qué la música es tan beneficiosa para nuestro hijo tanto en la escuela como en otros ámbitos.

¿Qué pasa con los niños que no muestran aptitudes para  la música? Podemos pensar: como mi hijo no parece tener ninguna habilidad ni   idoneidad para la música, no sirve de nada animarlo a disfrutar de ella. Es   verdad que hay niños que dentro de un grupo, desafinan o no pueden seguir el   ritmo de los otros. En estos casos se les debe ayudar dándoles un papel más   fácil, pero no por eso menos importante, de manera que él no se sienta   inferior a los otros. Además, hace falta que el niño vea en todo momento que   valoramos su esfuerzo y su constancia. Debemos pensar que la música está al   alcance de todo el mundo y que todos podemos disfrutar con ella. Este es el   fundamento del método Suzuki.

Cualquier niño es capaz de hacer música. La capacidad para   la música es en algunos casos innata pero también se puede desarrollar.

 

En este sentido nosotros tenemos un papel muy   importante. Debemos ser un elemento motivador para nuestro hijo, haciéndole   ver cómo es de agradable oír música, tocar un instrumento… Podemos escuchar   una pieza de música clásica mientras explicamos un cuento inventado y   utilizar el ritmo y el tono para presentar acciones o describir situaciones   de la historia. También podemos incorporar letras nuevas inventadas por   nosotros a canciones que él ya conozca con anterioridad o hacer que se las   invente él; aunque las nuevas letras no tengan mucho sentido, seguro que   serán divertidas. Cualquier momento es bueno para disfrutar de la música: la   hora del baño, el viaje en coche por la mañana para ir al colegio, el momento   de la cena…

En cuanto a instrumentos, es muy fácil y económico   conseguir algunos sencillos (pandereta, triángulo, xilófono). Para el niño   puede ser como un juguete más y a nosotros nos permitirá participar con él de   algunas actividades musicales sencillas. Más adelante, si nuestro hijo   muestra un interés real, podemos comprarle instrumentos más complejos   (violín, piano, flauta) para empezar seriamente a estudiar música. Pensemos,   no obstante, que a veces los niños se ilusionan con actividades que luego   abandonan con facilidad. Los primeros instrumentos se pueden comprar de   segunda mano o de menor calidad, para que no resulten tan caros. Una opción   también económica es apuntarlo a una coral, orfeón o grupo de canto. Generalmente   existen asociaciones que ofrecen estas actividades de forma gratuita y él   puede compartir la música con otros niños de su edad.

Pero no olvidemos una cosa: quizá nuestro hijo no siente   ninguna atracción por la música, aunque tenga aptitudes para ella. En ese   caso, no debemos obligarle a estudiar música, sobre todo en horario extraescolar. Intentaremos que nuestro hijo escuche música de vez en cuando y   en la escuela progrese adecuadamente en la materia realizando las actividades   que el profesor de música exija, pero no le forzaremos más allá de esto.   Intentemos transmitir ilusión e interés, y alegrémonos si la música es una de   sus aficiones o materias favoritas, porque la música le ayudará e influirá   enormemente en su desarrollo como persona.

Anna Garí Campos Psicóloga clínica

LOS DEBERES MEJORAN EL RENDIMIENTO ESCOLAR, SEGÚN UN ESTUDIO.

Se confirma lo que muchos profesores ya creíamos.

 

El enlace a la noticia del periódico Canarias 7 aquí.

 

Pueden opinar en “Deja tu comentario”

 

RECUERDO DE MI PASO POR EL CEIP BEÑESMÉN

0e3c3-gracias

Hola a todos/as,

Con las fotos de estos tres cursos que hemos pasado juntos en el CEIP Beñesmén he realizado este vídeo de recuerdo.

Espero que les guste.

¡Felices vacaciones! Hasta pronto y mucha suerte.

https://www.dropbox.com/s/iv5kwptw9ltoyd2/NUESTRA%20CLASE.wmv

IMPORTANCIA DE LAS TAREAS EN CASA

Una forma que los padres tienen de controlar lo aprendido en el aula es a través de las tareas que los niños llevan a casa. Estas se dan desde el nivel inicial, es decir, desde los 3 años y en algunos casos desde los 2 años. Pero estas irán incrementando su grado de dificultad conforme van pasando los años.

Las tareas más que una forma de control deben darse con la intención de reforzar en casa los conocimientos recibidos en el aula.

Estos ayudan a que los niños/as aprendan a ser organizados, disciplinados y a administrar mejor su tiempo. A mejorar su desempeño asumiendo el reto de realizar un trabajo correcto y preciso, de forma autónoma.

Consejos para mejorar el momento de las tareas:

1- Ofrecer al niño un espacio cómodo, iluminado y ventilado, un espacio de la casa que se encuentre lo más alejado posible del ruido, que esté libre de elementos distractores como juguetes, la televisión o decoraciones muy llamativas.  

2- El momento ideal para que el niño empiece a hacer sus tareas será después de que se haya cambiado el uniforme con prendas más cómodos, de haber almorzado y de haber tenido un pequeño descanso de 15 o 30 minutos como máximo, pero sin dormir, porque luego de dormir suelen estar muy relajados y no tienen ganas de hacer nada.  

3- El tiempo que se le dedique a las tareas dependerá de la edad del niño ya que de acuerdo a ello éstas se incrementarán, lo cual responde al hecho de que los niños conforme van creciendo van adquiriendo mayor tiempo de atención. Entonces se podrá iniciar con tiempos de 15 minutos para más adelante lograr llegar a los 60 minutos. De ser necesario más tiempo deberá realizarse intervalos de 15 minutos por cada hora.  

4- Siempre se debe iniciar a la misma hora y respetarse el lugar establecido, esto ayudará a crear hábitos de estudio  

5- La persona que estará a cargo de AYUDAR al niño en sus deberes escolares debe tener mucha paciencia para mantener la calma ante los continuos errores que pueda tener el niño.  

6- Evitar, en la medida de lo posible, dejar de hacer las tareas. Esto puede cortar la rutina establecida en el niño.  

7- Los padres, inicialmente, deberán preguntar a sus hijos si tienen deberes para que ellos lo recuerden y más adelante serán ellos quienes les avisen que tienen tarea pendiente, sólo es cuestión de tiempo.  

8- Ayuda a tu hijo a que disponga, con anticipación, de los materiales necesarios para llevar a cabo sus tareas. No esperar el último momento.  

9- Ayudar no significa hacerles la tarea o mover su manita sin que ellos sepan lo que están haciendo, sino que deben explicarles las consignas para que le queden claras al niño y observar su trabajo, de tal forma que cuando noten que está haciéndolo mal puedan guiarlo para que lo corrija.  

10- Estar siempre pendientes cuando el niño pide ayuda, así sabrá que les interesa, esto le dará mucha seguridad y confianza para comenzar a hacer solo sus tareas. 

11- Mantener constante comunicación con el maestro del niño, sobre todo si se tiene alguna duda. Si bien los niños ya saben en qué consiste la tarea, no está demás asegurarse que se le está guiando de la mejor manera.  

12- Premia a tu hijo por su esfuerzo y dedicación, con una salida o un paseo.

Lograr este hábito desde pequeños será muy favorable para el futuro, cuando las tareas sean mayores, él sabrá hacerlas solo. Habrá aprendido a recopilar la información necesaria de las fuentes adecuadas, las cuales serán inicialmente de algún miembro de la familia y más delante de otros medios de información como los libros y la internet.

LA CHARLA-TALLER CON EL PADRE DE SARA RESULTÓ MUY POSITIVA

Muchas gracias a Fernando, padre de Sara y a Javier, compañero y jefe de Fernando por haber dedicado su tiempo desinteresadamente a estar con nosotros.

La charla-taller fue muy positiva ya que a los niños se les veía entusiasmados con su trabajo como policías.

La exposición fue muy buena, trajeron materiales con los que ellos trabajaban, trajeron imágenes preparadas para poner en la pizarra digital, los niños realizaron varias prácticas de como tomar huellas en un lugar donde aparentemente sería muy difícil encontrarlas. En definitiva, una exposición muy bien preparada y participativa que duró más de una hora.

A los niños estas cosas se les quedan grabadas y seguro que aprendieron mucho. Además, como el policía es el padre de una alumna, alguien cercano, servirá para que vean a la policía de una forma diferente y más positiva ya que ellos están para ayudarnos.